Home Experiencias Crónica Carrera Pencona by Luis Villanueva

PostHeaderIcon Momentos históricos del CMB

Media maratón Elvas-Badajoz 2006 (media maratón nº 100 de Joao Coco)

Media maratón Elvas-Badajoz 2006 (media maratón nº 100 de Joao Coco)

Media Maratón Tres Arroyos 2009 (San Isidro)

Media Maratón Tres Arroyos 2009 (San Isidro)

Maratón y media - Badajoz-Mérida 1994 - Puente Romano de Mérida

Maratón y media - Badajoz-Mérida 1994 - Puente Romano de Mérida

Cross Residencia Vasco Nuñez de Balboa (1989-1990)

Cross Residencia Vasco Nuñez de Balboa (1989-1990). En ella podemos ver a: Pepe Caro, José Andreu, Miguel Rubiano, Emilio Piñero, Antonio…

 . . .  se estaba gestando el Club Maratón Badajoz

. . .  se estaba gestando el Club Maratón Badajoz

En la salida de la media Elvas-Badajoz (1990, 91 ó 92)

En la salida de la media Elvas-Badajoz (1990, 91 ó 92)

Bajando la cuesta del Paga Pouco : German Pacheco, Eduardo, Luis Rubio y Miguel

Bajando la cuesta del Paga Pouco: Germán Pacheco, Eduardo, Luis Rubio y Miguel

Media maraton de Lisboa 1993 (tercera edicion), primer desplazamiento del club a la prueba Lisboeta que se repetiria durante 15 años consecutivos

Media maraton de Lisboa 1993 - 1er desplazamiento del Club a la prueba Lisboeta que se repetiría durante 15 años…

La foto del Cristo de 1993

La foto del Cristo de 1993

Maratón de Sevilla 1994

Maratón de Sevilla - 1994 (Pepe Caro, Campillo, Eduardo, Macías, el ferroviario, Mancha, Luis Rubio, Miguel, Germán y los Pimentel (tío…

Salida de la media de Lisboa - 1994

Salida de la media de Lisboa - 1994

Media Lisboa 1994, ya con pinta de corredores

Media Lisboa 1994, ya con pinta de corredores...

La obligada foto del Cristo en 1994

La obligada foto del Cristo en 1994

Maratón de Badajoz - 1994

Maratón de Badajoz - 1994

Bonita imagen de la maraton del 94 a su paso por el puente viejo

Bonita imagen de la maratón del 94 a su paso por el puente viejo

Con Martin Fiz

Con Martin Fiz, resguardándonos de la lluvia, en la salida de la Media de Lisboa 1995……… en aquella epoca nos…

Por el puente viejo en 1996

Por el puente viejo en 1996

Copando trofeos en la tradicional  Hornachos-Villafranca  del  94 ó 95

Copando trofeos en la tradicional Hornachos-Villafranca del 94 ó 95

Maratón y media - Badajoz-Mérida 1994

Maratón y media - Badajoz-Mérida 1994

Maratón y media - Badajoz-Mérida 1994 - Presentación

Maratón y media - Badajoz-Mérida 1994 - Presentación

Maratón y media - Badajoz-Mérida 1994 - Llegada

Maratón y media - Badajoz-Mérida 1994 - Llegada

El Alcalde de Badajoz hace entrega a una placa conmemorativa del XXV Aniversario a una representacion del Club

El Alcalde de Badajoz hace entrega a una placa conmemorativa del XXV Aniversario a una representacion del Club

Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

PostHeaderIcon Crónica Carrera Pencona by Luis Villanueva

Nuestro compañero del CMB, Luis Villanueva, nos envía su crónica de una dura prueba: la VIII edición de la Carrera Pencona. Os dejamos con ella para que podais sentir en vuestras piernas la dureza de esta prueba:

Ya la organización de la prueba advertía en su blog que este trail contaba con dificultades técnicas muy duras y se encontraba dirigido a especialistas en carreras de montañas que quisiesen conocer sus límites, con lo que algunos nos personamos en Aldeanueva con un poco de canguelo en la cabeza.

La octava edición de la Carrera Pencona tuvo lugar el pasado 7 de junio de 2015 en la  localidad de Aldeanueva de la Vera. Junto al trail largo (30 kms.), se celebraba por primera vez la Mini Pencona, con un recorrido de 15 kilómetros y algo más de 700 metros de desnivel positivo, prueba con la que la organización pretendía  acercar las carreras de montañas a los runners no iniciados o menos experimentados en esto de corretear por cuestas y terrenos asilvestrados. Nuestra compañera de club, Marian, novata en estas lides, se atrevió a con ella, saliendo victoriosa y entusiasmada de la experiencia. Los Comesuelas y nuestros compis de club  debutantes en un trail tan técnico, Macedo y Baldo (gran carrera la suya), tampoco quisieron perderse esta aventura en versión long play.

Junto a la piscina natural de Aldeanueva, a eso de las ocho de la mañana, se dio la salida a la prueba reina, que a lo largo de unos 30 kilómetros nos iba a hacer superar casi 4.000 metros de desnivel acumulado con un trazado de gran dificultad técnica, al menos para el que suscribe. Tras recorrer algunas calles de la localidad, nos adentramos en un camino flanqueado por campos de cerezos cargados de su rica fruta, pudiendo durante los cinco primeros kilómetros correr relajadamente por caminos y senderos bien hollados que me permitían mantener un ritmo decente, aunque algo “amarretegui” por lo que pudiera avecinarse.

En estas estábamos cuando, superando el primer avituallamiento, a trepar mandaron. Nada más cruzar una garganta nos encontramos ante la cuesta de la jornada. En tan solo cuatro kilómetros y quinientos metros nuestra piernas “disfrutaron” de una ascensión de alrededor de novecientos metros (si mis cálculos no son erróneos 20  por ciento de desnivel medio), algunos tramos incluso superaban el 45 por ciento de desnivel….¡Casi nada al aparato!  En este tramo no había senda, ni trocha, ni nada por el estilo  que definiese el trazado de la carrera, solo las balizas de plástico y la fila india de corredores indicaban por donde transcurría el trayecto a seguir. Poco a poco los matorrales y los árboles se hacían menos abundantes.

Llegados al rocoso Paso del Buitre (1.500 m.) la escasa vegetación existente era indicativa de que ya nos encontrábamos en zona de alta montaña;  salvo algún piorno todo era pasto y herbazal. Lo nublado de la mañana y la altura hacían agradable la temperatura, incluso a veces el aire soplaba bien fresco, cosa que era de agradecer. La vista se perdía a tus pies en la inmensidad de los paisajes de las comarcas de La Vera y Jerte. Poco antes de llegar a la cota más alta del trail -Alto de la Panera (1.800 m.)- , un tropezón me obligó a buscar apoyo en una roca y la leve tendinitis de hombro que venía sufriendo desde semanas atrás, convirtió una simple caída -de las de levantarse y sacudirse el polvo- en un fuerte y agudo dolor que me dejó paralizado todo el brazo y la mano derecha durante unos instantes. Recuperado y ante este inesperado hándicap, viendo como se iba complicando el panorama, decidía aumentar la concentración y precauciones, pues no era plan dejar el pellejo en estas trochas, ni vérmelas otra vez en algún trance que me hiciera buscar apoyo en el brazo de mis dolores y temores.  En otras palabras: Que lo veía chungo.

La bajada desde La Panera además de sumamente larga y empinada ( - 800m. en 5 kms.), tenía más peligro que un mono con una “filomatic”, así que aquí  me esforcé en recordar y aplicar los principios elementales de la técnica de bajada: concentración, anticipación (mirada unos metros por delante de donde se pisa), zancada corta (paso de geisha, que diría el Dr. Campillo), apoyos de talón y en bajadas como esta echarle coj…..y que Dios no coja confesados. Como sería la cosa que de vez en cuando había que echar mano al ramaje de los piornos buscando frenar la posible caída. Mis carencias de técnicas y  falta de confianza hacían que bastantes corredores que venían por detrás me superasen holgadamente.

Casi sin solución de continuidad,  iniciamos el ascenso al Collado de las Yeguas (1.470 m.); subida no tan heavy como la anterior y que en su mayoría se hace andando, con escasos tramos en los que te puedes permitir el lujo de trotar. Al llegar collado, tocaba reponer caldos y comer algo en el puesto de avituallamiento. El sol empezó a jarrear y las dificultades disminuyeron, pero las fuerzas también y en un despiste absurdo, otro pequeño tropiezo en la bajada –más cómoda que la anterior, pero bien repleta de piedras sueltas –, hizo que mi hombro me mostrase de nuevo el firmamento sideral a plena luz del día.

A partir de aquí, salvo algún repecho que ponía las cosas en su sitio, la carrera fue mas corrible o trotable -que ya la piernas no daban para más – y casi toda en descenso hasta meta.

Con el sol pegando de lo lindo, con más pena que gloria, pero con gran satisfacción,  y tras cinco horitas y treinta minutos de nada ( a una media de 11 min./kms.), se ultimó la gesta, alcanzando la meta de esta dura pero bella carrera de montaña, de las que te harán ver al del mazo como no gestiones adecuadamente los esfuerzos, la alimentación y la ingesta de líquidos.

Por delante, Baldo había llegado media hora antes y, a unos diez minutos de mi llegada,  jaleamos la victoriosa entrada de Macedo brazos en alto.  Otros compis de Club que cumplieron con La Pencona, más decentemente que este cronista, fueron: David Suárez (4h. 06 m.), el Guerra (4 h. 22.) y Kiko Fatigao (4 h. 23 m.)

Como colofón a estos comentarios, debo darle un tirón de orejas a la organización de la prueba pues descuidó el trato los corredores del furgón de cola de la carrera larga, que nos quedamos sin camiseta conmemorativa, teniéndonos que conformar con la que la Dirección General de Deportes surte a estas carreras y sin la “cajina” de cerezas.

 
Calendario carreras
Abril 2018
L M X J V S D
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6